El Barça logró prolongar la final de Liga más apasionante de los últimos años en otro desenlace sobre la bocina. Esta vez, Thompkins no tuvo el mismo pulso que Carroll y salió cara para los azulgrana. “Ha sido una noche brutal. Un partido intenso, muy físico, trabado… digno de la final que estamos viviendo. Nos hemos partido la cara”, explicó Pierre Oriola entre la felicidad y el alivio. “Cuando llegas a una última jugada así todo depende de la suerte. Respecto al segundo partido no fue tema de suerte, el otro día no supimos rematar”, señaló el pívot de Tárrega. “A ver si aguantan todos los jugadores para el cuarto partido. Están siendo partidos al límite, de mucho desgaste físico y mental”, apuntó por su parte Pesic.

Seguir leyendo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here